domingo, octubre 18, 2009

Contra la desesperanza II

¿De qué sirven los placeres culposos, los subgéneros, las películas de mierda que nos gustan, la música vacía de contenido pero llena de punch, las catarsis pelotudas frente a la PC o el televisor?
¿Para qué gastar el tiempo en cosas que los pares pueden considerar frívolas o pelotudas? (Libre albedrío, cada quien hace de su tiempo lo que le place, ya lo sabemos. Suspendan el juicio por un ratito).
¿A quién le sirven los libros descastados, despreciados por "vendedores" o por tontos?
A gente como ésta.


(Fuente: PostSecret)

Es fija que quienes jamás hayan estado cerca de un depresivo o de una persona con tendencias suicidas se rían o hagan "pffff" al ver cosas así. Posiblemente, porque no entienden toda la fuerza que tienen las pequeñas cosas a la hora de torcer algunas decisiones. Lucky them.
Este tipo de "pelotudeces", amigos míos (y no tanto), preservan algo de mi fe en la humanidad.

5 comentarios:

Lilith dijo...

Cuando era más joven, YO no me maté porque quería saber cómo terminaba mi vida.
Eso tampoco tiene mucho sentido ? =P

Saludos ^^

La Rubia dijo...

Yo entiendo la fuerza de algunas pequeñas cosas. Y como.

Calíope dijo...

Cuando era joven no me maté porque pensé que al menos mi "mal" ejemplo le iba a servir a alguien.
Y de hecho, le sirve ahora a alguien.

Puedo decir que esa foto me dio una ternura indescriptible. Quiero abrazarlo/a!!!!


besitoss

Zeithgeist dijo...

Yo cuando era joven no me maté por miedo a darle el gusto a unos cuantos.
O_o

JA! ganale en emo a eso.
JAJAJAJA

Cassandra Cross dijo...

Lilith: Buena esa :-)

Rubia: Estamos acá para aprender, incluso de lo malo. Sólo la gente muy aburrida considera que no le queda nada más por qué asombrarse :-P

Calíope: No esperaba menos de usted, que es una luchadora.

Zeith: El suicidio es una de las recurrencias que más me asustan de mi familia (ambas ramas). Supongo que mi caso se parece mucho al tuyo, creo que hay una rebeldía intrínseca en el que resiste a la desesperanza. O mucho masoquismo.

Gracias por sus comments!