lunes, septiembre 25, 2006

No me mires, no me mires...

(el comienzo de una canción de Mecano que me gusta mucho... "Maquillaje")

Y por qué?
porque por mejor que ande mi ego, jamás lo apoyo en la mirada de otros...

porque mientras más lo pienso y más caigo en la cuenta de que verdaderamente llamo la atención, más pequeña quiero volverme, más invisible, más "una entre muchas".

Me mal acostumbró mi niñez de "chica rara", una adolescencia rebelde y bastante solitaria en la cual fui poco menos que invisible para mi entorno.

Aún me resulta irónico y poco familiar que existan minas que crean que busco resaltar por gusto.
(Sí: minas... mujeres... siempre son mujeres.)

Sabés qué? A mí también me jode que el pibe que está con vos me esté mirando. No le pedí ningún piropo al tipo de la esquina, ni el saludo al diariero, ni el comentario al viejo verde que labura con vos.

Yo no controlo mi brillo cuando sale. No lo controlo.
Me importa un carajo lo que crean.

3 comentarios:

Nene Tonto dijo...

Yo tuve infancia de chico raro y adolescencia rebelde pero el brillo es solo tuyo. Yo soy opaco, o como diría donnie... GRIS!
abrazo
pol

donnie dijo...

No me metan en todo este asunto!!!

Y sí, niña Cassandra: su brillo es 100% auténtico. Las lentejuelas no le caerían en gracia, lo sé.

La marginalidad es una de nuestras marcas generacionales (sumada a, claro está... la abulia [oootra vez con eso]).

¡No desespere! Hay pocos que valen lo mucho que ud.

Lucas Varela dijo...

jajajaj "yo no controlo mi brillo cuando sale"

si yo fuera albañil y vos pasaras por mi obra te diría "ay que boneta (por bonita, tendrías que escucharme decirlo) la bateríacomo bría (por brilla, tendrías que escucharme decirlo)!"

y si no, tenemos el siempre clásico "te falta el bozal para ser yegua, rmosa (por hermosa, tendrías que escucharme decirlo)".

Saludos,

L.