domingo, abril 08, 2007

Desmesura

En estos días que pasaron me tomé las cosas con exceso.

Fueron días de caminatas.

De comida.

De introspección.

De silencios.

De charla edificante.

De ... de... de... de todo un poco.

Y es entonces que me acuerdo de algunas palabras escuchadas en mi adolescencia, cuando recién empezaba a conocer las matinés bailables y a interesarme en los chicos: "Cuidate, nena... que vos no tenés medida para nada!.

Es entonces que me acuerdo que la angurria que me entra a veces sobrepasa cualquier límite que los demás (o yo misma) quieran imponerme. Tengo que comer (con las manos, de ser posible: chupándome los dedos). Tengo que caminar. Tengo que cantar. Tengo que gritar. Debo hacerlo, me lo debo.

Estuvo buena la vacación. Desmedida. Y centrada al mismo tiempo. Aunque a veces sigo un poco divertida, un poco asustada de tanta desmesura.


2 comentarios:

Thiago dijo...

Creo que en la parte de gritar nos entendemos más que nunca. Yo en este momento tengo que agarra mis petates e irme tomar aire a otro lado. El descanso es vital y a veces, dedicarse a uno mismo. Para variar un poco...

Thiago dijo...

A todo esto el sweater tenía rombos, mirá, para que te des una idea al día de la fecha cada vez que escucho Luli In Love me acuerdo de vos agitando tu cabellera. No fue una buena noche pero si un placer conocerte. ;)