martes, abril 22, 2008

Una obsesión llamada Hayao Miyazaki

Un día, haciendo zapping entre HBO (cuando no era codificado, qué épocas!) y Space, me topé con una película extraña. Un dibujo animado con reminiscencias de Heidi, personajes estilizados en situaciones de cotidianeidad muy realistas, inusuales en el tipo de dibujo animado que frecuentaba por esa época. De repente, una niña de cuatro años caía en un hueco profundo, dentro de las raíces de un árbol enorme, para aterrizar en la panza de un gigante mudo y mullido, de enorme sonrisa y ojos expresivos.

Había conocido a Totoro, y por extensión a Mei, Satsuki y Gunta, padres, abuelos y aldea rural incluídos, en un Japón de dibujitos muy parecido al Japón rural donde debió haber crecido Hayao Miyazaki.
Cuánto de evocación y cuánto de proyección habrá en sus trazos, sólo él lo sabe.

Hayao Miyazaki (Tokio, 5 de enero de 1941) es un animador de estirpe, un ilusionista de aquellos. Creador de mundos, de personajes entrañables y de universos paralelos imposiblemente, dolorosamente deseables.
Nacido para ser economista como su padre, convencido de que ése era su destino en la vida, el joven Hayao cayó en el encanto de la animación allá por mediados de los años `60. Nunca abandonó el paño. Desde sus inicios en la serie "Lupin III: El castillo de Cagliostro" hasta la aún no estrenada "Ponyo on the cliff", pasando por series memorables como "Heidi" y "Marco" donde colaboró activamente, hasta su definitiva consagración con "El Viaje de Chihiro" (la primer película animada que ganó el Oso de Oro en la Berlinale, y ganadora del Oscar en categoría animada ese mismo año), Miyazaki evolucionó y sigue ofrecendo una calidad creciente en todos sus trabajos y argumentos.

Esa calidad de su obra se apoya, a mi entender, en estos pilares:

- Personajes memorables, multidimensionales, que van evolucionando desde su presentación hasta el final de la trama. Es increíble la complejidad de sus héroes, anti-héroes y villanos.
- Sólidos guiones, de trama atrapante, donde nada es accesorio o librado al azar.
- Una profunda curiosidad por el universo femenino. Siempre me resultó notable la centralidad de las mujeres en toda su obra, en los distintos estadíos de desarrollo: niñez, pubertad, adolescencia, juventud, madurez, vejez... así como los ritos de transición entre una etapa y la otra.
- Amor irredento por la Naturaleza en todas sus expresiones. Los planos generales inmóviles, con sonidos captados desde el ambiente directo, de los paisajes miyazakianos son más elocuentes que la fotografía de muchas grandes películas.
- Optimismo a toda prueba, incluso en las películas más melancólicas. En esta premisa se basan sus más virulentas críticas sociales y también su profunda convicción humanista.
- Buen uso de las fuentes. La inspiración de Miyazaki proviene de la lectura de muchas obras imperecederas de la ciencia ficción y la literatura fantástica y de aventuras clásica. Así, se suceden "homenajes" a estas obras en toda su filmografía, sin que el espectador se sienta estafado o asistiendo a un "plagio"; la originalidad del director proviene de ese buen uso, en pos de una idea propia bien desarrollada.
- Recurrencias increíblemente bien logradas, que conectan las películas entre sí... Hay personajes que de filme en filme comparten rasgos comunes; al director le gusta sembrar estas recurrencias como pistas, y como espectador es una delicia descubrirlas.

Cuentan (y debo haberlo dicho alguna vez) que cuando supo que el bosque en el que se inspiró para crear "Princesa Mononoke" corría peligro de desaparecer, lo adquirió en varios millones para poder convertirlo en una reserva ecológica.

En orden de llegada, algunas de las escenas que más me marcaron de su filmografía. Espero las disfruten tanto como yo, y por favor, no dejen de mirarlas a todas. Solos, o con sus hijos, sobrinos, parejas, amigos... Se los van a agradecer.

Mi vecino Totoro (Tonari no Totoro, 1988)
Una frase: "No... soy... tontaaaaa!" (de una llorona Mei a Satsuki)


Porco Rosso (Kurenai no Buta, 1994)
Una frase: "Prefiero ser un cerdo antes que un fascista" (de Marco a Curtis)


El viaje de Chihiro (Sen to Chihiro no Kamikakushi, 2001)
Una frase: "Somos gemelas idénticas, y opuestos exactos" (de Zeniba a Sen/Chihiro)


El increíble castillo vagabundo (Hauru no ugoku shiro, 2005)
Una frase: "Un corazón es una carga pesada" (de Sofi a Howl)


Princesa Mononoke (Mononoke Hime, 1997)
Una frase: "¡Miren! Este es el aspecto que tiene el odio" (Ashitaka a los habitantes de Iron City)



Nausicaa del Valle del Viento
(Kaze no tani no Naushika, 1984)
Una frase: "No hay nada que temer..." (de Nausicaa a Teto)



Laputa: Castillo en el cielo
(Tenyu no Shiro Rapyuta, 1986)
Una frase: "Un rey sin compasión no merece un reino" (Sheeta a Muska)


Todavía no conseguí copias decentes de "Kiki´s Delivery Service", así que aún me debo esa película. Lo mismo me sucede con "Conan", serie que vi siendo muy chica (ahora que lo pienso, fue junto con "Heidi" mi primera aproximación concreta a Miyazaki; pero no tenía la comprensión suficiente para procesar esta influencia. Años más tarde, mi madre me sigue diciendo que la impresionaba la catarata de emociones que me desbordaba cada vez que miraba "los dibujitos aquellos").

Hoy es el Día de la Tierra. En honor a ella, me pareció oportuno postear sobre una de mis obsesiones más pertinentes. Si sienten que se están empezando a enamorar del cine de este hombre, no es casual: de paso, los invito a conocer el dossier más completo que existe sobre sus películas. Y en Esquizofónico pueden encontrar algunas de las bandas sonoras de sus películas, una mejor que la otra... todas del virtuoso Joe Hisaishi.

Este debe ser el post más largo de la historia del blog. Gracias a todos los que hayan tenido la paciencia de leerlo hasta el final. Hoy, si pueden, salgan al sol y busquen un rincón verde donde descansar el alma.



7 comentarios:

gerund dijo...

excelente post, Cass. gracias.

Baterflai dijo...

Ya con el primer video bajé 20000000000 revoluciones.
Me dejo los demás para cuando necesite más... "birdie num num". XD

Gracias Cass!

Naty dijo...

Epselente!!! Adoro estas cositas!!!

Otra frase del Castillo, dicha por Howl: "SOY FEOOO, SOY FEEEEEOO"...

(eso si, todavía me rio como guanaca con "Laputa")

Besote

Fender Gebiet dijo...

Ah! Golpe de efecto, no vale. Así cualquiera me levanta el ánimo, claro.
Yo hecho un trapo de piso y la señorita poniendo a Miya, qué lindo!
No, claro, ahora qué hago con mi malaondez, eh?

Apalabrada dijo...

Oiga, me leyó la mente o la ip o la mula. Estoy hace unos días en plan de descarga de algunas de estas cositas.
Saludos!

Cassandra Cross dijo...

Gé: Alégrame en el alma que te haya gustado :-P (ahora no tenés excusa para ver toooodas las peliculillas)

Bater: Ni te cuento cuando llegues al de "El viaje de Chihiro". Esa debe ser una de las escenas más bellas de la historia del cine.

Naty: Un día nos daremos una panzada de estas pelis, más pororó acaramelado. El problema es que, como sabrás, en mi casa la pantalla es chiquiiiita. Pero los pororóses salen ricos.
Más respeto con Laputa, que la idea fue de Jonathan Swift. Jejeje...

Fender: Es que me gusta verlo sonreír con todo y ojitos... :-)

Apalabrada: Y qué espera!!! corra a conseguir todo lo que pueda, y disfrute de un buen fin de semana lluvioso en la grata compañía de Miya.

Gracias a todos por pasar.

Blue Fairy meets Gepetto dijo...

Una que me encanto fue la del Increible castillo vagabundo, gracias por hacerme acordar de buscar esa pelicula para verla de nuevo. Saludos!