viernes, enero 01, 2010

Feliz 2010

En muchos sentidos, esta es la primera vez que formulo mi deseo a conciencia. Con total y absoluta conciencia de su extensión. 

Cuando empecé a escribir en este blog llevaba una carga, en cierto sentido. Esa carga ya no la tengo. Me eché algunas otras después, pero ninguna como aquella. Hace cuatro o cinco años había perdido el Norte y me sentía agobiada, miserable. Extra culposa. Encaré un camino de redención equivocado, porque en su transcurso no me perdoné a mí misma. Ahora pienso si todos los deseos que tuve desde ese momento hasta un tiempo después no tuvieron algún tipo de efecto rebote, y el bien que quise hacer se transmutó en daño. De todas maneras ya no importa.

No importa porque desde hace tres años, poco más o menos (parece mentira, ¡tanto y tan poco!) pasó algo que trastocó mi manera de ver el mundo. Reafirmó certezas que tomaba por intuiciones y derrumbó un par de ilusiones que había tomado por ciertas. De los golpes de la realidad salí rehecha y más dispuesta que nunca a no dejarme vencer de nuevo. Y este diario dejó de ser lo que era.

Hay registro de todos los cambios entre líneas. Los que estuvieron y están, desde el antes-durante y ahora, tienen un poco más de datos para entender esos cambios. Para mí, los altos y bajos están muy claros. Algunos me avergüenzan, pero elijo no tocar ni una coma.

A cambio, lavo la cara del blog (ah, las mujeres siempre hacemos algo drástico con la estética cuando queremos comunicar insignificancias sin usar las palabras) y dejo libre el deseo, absolutamente libre, para que los encuentre a todos ustedes. Los que leen y los que no leen. Los que saben y los que ignoran. Los que prefieren creer que no escribo en blogs. Los que me encontraron y me encontrarán por accidente. 

Lo que importa, siempre, va a estar muy dentro de mí. O sea, allá afuera. 

Donde los encuentro, tarde o temprano, a ustedes. Mis otros. A quienes he elegido llamar con toda humildad y respeto, mis amigos de la vida.

Namasté.

-------------------------------------------------------------------------------------------------

Update: Lucy in the Sky, desde su San Martín de los Andes, lo dice mejor que yo. Y le agradezco. Comparto el deseo de ella con todos ustedes.

12 comentarios:

gerund dijo...

felicitancias, querida. le quedó hecho un primor!

Fodor Lobson dijo...

woooow ¡qué fantástico new look! ¡Cuánto detalle! Lovin'it

Mona Loca dijo...

OOOOHHH!!
Qué lindo que quedó!


( Pero no se engañe...las mujeres cuando hacemos cambios en la estética, no queremos comunicar insignificancias...que el otro las entienda como tales, es harina de otro costal)


Cass, yo le deseo que pueda seguir con ese camino de crecimiento que ha encontrado, y que tenga fuerza para superar lo que pudiere acaecerle y la misma fuerza para disfrutar de los momentos buenos.

besos!

Lucy in the Sky dijo...

Me sentí completamente identificada con tu historia, Cass. Creo que hay varias cosas en común en tu blog y en el mío. Me produce una enorme alegría que nuestros blogs hayan experimentado los cambios que describís porque eso significa que hemos crecido y que hemos vivido. Un chin chin por seguir (vi)viendo la vida con otros ojos, desde lo alto de la colina.

Besotes y acordate: ¡lo mejor está por llegar!

(¡Y gracias por linkear mi post! =D)

Zippo dijo...

Todas y cada una de tus palabras son maravillosas, Cass. Qué buen post.Cuánta libertad respira.
Y la chapería y pintura te quedó muy bueno, también. Un abrazo y beso grande para compartir.

Cassandra Cross dijo...

Gé: Usted cree!? Tante grazie! ^^

Fod: Oh, yessss! Le juro que lo mío fue amor a primera vista. No puedo dejar de toquetear el templéit, todavía... Veremos cómo va quedando.

Monis: No avive giles (guiño-guiño). Claro que se vienen cositas importantes y este cambio de look no es más que la expresión de un nuevo estado (de ánimo, espiritual, como quiera usted llamarlo), que no es poca cosa!. Agradezco su constancia en los buenos deseos y consejos, que han sido punto a punto tenidos en cuenta... como pronto verá. Le pego un abrazo enorme, mire!

Lucy: Claro que sí! Brindo cada día por el por venir, dure lo que dure. Buen año para ambas!

Zippo: No lo merezco. De a poquito iremos mejorando en calidad y mensaje estas tibias palabras. Siento que entre otras cosas, voy soltando de a poco las pequeñas ataduras que me limitaban. Este 2010, ni un peso extra. Ni un pendiente más! Realicémonos!! Enorme abrazo para usté.

El Profe dijo...

Cass la verdad que no dejo de leerte nunca, sabelo y me encanta como transformaste tu casa virtual ;)
¿ABRAZOTES Y FELIZ 2010!

Carpe diem dijo...

Yo, debo admitir, encontré hoy este blog por accidente de clicks.
En una de ésas los clicks se accidenten más seguido por aquí.

Joao dijo...

Si bien parece un "nobleza obliga" en esto de cruzar los saludos por acá, ya venía con ganas de dejarte un saludo.

Gracias por tus palabras, siempre, siempre, siempre me sorprenden y me hacen pensar que hay otras formas de ver la vida.
Hoy no es un buen día, me estoy releyendo a mi, a ver si me doy un poco de ánimo.

Te mando un abrazo y te deseo, como corresponde, un feliz 2010.

Joao dijo...

Ah! felicitaciones por la nueva "cara", está muy bonita :-)

Cassandra Cross dijo...

Profe: Usted sabe. ¿Qué le voy a decir? 2010... allá vamos! :-D

Carpe: Ojalá! Gran abrazo.

Joao: lo nuestro es cruzarnos, el blog es apenas otro medio. Si sabré que más de una vez y a la distancia estábamos pensando en lo mismo! Ta vendrán díaz mejores. Ya están viniendo. ¿Los sentís? Te mando un fuerte abrazo!!

Gracias a todos pos pasar y dejar comentarios.

Anónimo dijo...

Feliz 2010 Cass... siempre un gusto leerte y de alguna manera sentir que hemos transitado cosas parecidas.
Un abrazote y buena vida! :)

Julika