martes, junio 03, 2008

La vida de los otros es tan fácil...

Suelo pensar de mí misma que soy una buena persona. Al menos, una de esas personas inofensivas, casi intrascendentes, que buscan pasar haciendo el menor ruido por las vidas de muchos terceros, y dejar una huella positiva en la de los pocos significantes. En ningún caso una mala mina, una hija de puta, una persona con mala leche... tengo en claro que el karma es fatalmente eficaz.

No tuve esa etapa adolescente hormonal y transera que tuvieron tantas otras de mis compañeras.
No corrí peligro de embarazo. No era de las que se ponía en pedo en los boliches.
Era casi una alumna modélica, y en mi casa "la que nunca molestaba" (excepto con algunas ideas raras).
Transité un primer noviazgo vertiginoso que me llevó por todos los rincones antes inexplorados, y de ahí salté al siguiente, casi sin pensar, en el impulso que da la certeza de haber encontrado a la persona correcta.
Un día, volviendo de un viaje inolvidable, con el pelo y la ropa llenos de arena salitrosa, la envidia de una compañera de pensión me atajó en el hall de entrada.

"Se te ve muy bien" había dicho una.
"Estoy enamorada" recuerdo haber respondido.
"Qué bueno. Ojalá yo pudiera dejar de querer y enamorarme de otro así de fácil" dijo la venenosa de turno.

Esas palabras no me abandonaron nunca.
¿Y si yo era así?
¿Y si yo era de esas personas eternamente condenadas a idealizar y desencantarse?
¿Si, como sugirió aquella estudiante de psicología con relaciones "difíciles", yo era una mala mina por relegar los meses de felicidad anterior por el amor actual? ¿Si yo soy como me ven los otros y no como sé que soy?
¿Sé qué soy?

Qué fácil que es la vida de los otros, pienso mientras con una mano acaricio la pena ajena y mis palabras consuelan, y con la otra me flagelo por los errores cometidos mientras mis oídos reciben la merecida reprimenda por las acciones erradas.
Qué fácil me juzgan y cuán a la ligera las personas que tuvieron de mí un conocimiento sesgado. Más furibundo el juicio cuanto más superficial el conocimiento.

A la que estaba acá adentro, tratando de respirar un aire de prestado, casi nadie le dio pelota.

Y ahora que es más fácil, algunas cosas no cambian.
Como este afán de complicarlo todo, cada tanto.
Ahora que sé que no soy la que creían que era, pienso cuánto más fácil sería tomar ciertas decisiones si fuera esa persona que decían que soy.



16 comentarios:

Manuelita dijo...

Cuesta escarmentar. Cuesta más callar el cuchicheo ajeno...ya es suficiente con el propio.
Besos

Fodor Lobson dijo...

güenísimo ... me mató el youtubazo.... me voy a pasar todo el día tarareando "It's so easy to fall in love"

Vontrier dijo...

Yo ya dije todito todo lo que tenía para decir en tiempo real. Asi que

ABRAZO y BESO.

V.

El Profe dijo...

¡Me encantó! me quedé con las ganas del tema porque se me corta lo internecks de a ratos... pero sé que tema es :D.

¡Un abrazo!

Maria "C" dijo...

Usté no me participa en el TELITA y esta es la última vez que le comento.
Ojo conmigo.
Soy bravísima.
tsk.

Pablo dijo...

Verdad, verdad...

Peor aún y mas como ejemplo:

Nunca falta el que te dice "__Bueno, pero a vos te sale" ó "Lo haces tan facil"

Infelices desgraciados, si vieran la procesion de adentro...

Estrella dijo...

Tu capacidad de introspección es asombrosa. Además, escribís muy bien.

Cassandra Cross dijo...

Manuelita, bien lo has dicho. El tema es que aún para una outsider la opinión ajena hace ruido en el marulo... Y creo que "escarmentar" no existe, al menos no para mí. Aprender, quizá, para no volver a cometer el error? Ojalá.

Fodor: Vio... una belleza! Ya subiré a Esquizo el OST de Brokeback Mountain donde está esta versión. Gracias por honrarme con su visita!

V: Mil millones de gracias, de corazón.

El Profe: Síiiiii! ojalá no se le cortajee tanto y lo pueda ver enterito enterito.

MaríaC: Ahí le mando el mail, porfa no se enoje, es que estuve exangüe.

Pablo: Ni me digas. Igual tiendo a tomármelo con un poco de indulgencia, ya sabés, "tomarlo como de quien viene" y esas cosas. Si me encarajino mucho, cagaste. :-P

Estrella: Te parece? Es que pasé mucho tiempo metida "para adentro". De vez en cuando vuelvo a encascararme, casi como ejercicio de costumbre. Y gracias por el elogio (*blush)

Gracias a todos por pasar!!

Nene Tonto dijo...

Ohh, yo solía gustar mucho de esa canción tarareable.
La gente siempre cree que las cosa ajenas son más fáciles que las propias... soooo wrong.
Abrazo
P.

Signaturio dijo...

La vida del otro es más sencilla que la propia porque no hay que vivirla.

Joao dijo...

Uff...
Si te digo que a tu post lo viví de adentro, creo que es exageración: en esas épocas me mantenía "cautelosamente" alejado de la gente.
Pero... mierda, qué recuerdos.

De esto saco (o confirmo) una gran máxima: si actúas escuchando para adentro, posiblemente mucha gente no esté de acuerdo... pero el tiempo termina dando la razón.

Te mando un abrazazo.
Tus post son mi recreo ;-)

Ana dijo...

Hay una obra de Pizarnik que se llama "Los poseídos entre lilas", una recreación libre y maravillosa de fin de partida de Beckett. Cuando era una niña problemática (no hacía ruido en casa, igual que vos, pero dentro mío había un una convención desorganizada de punks peleándose), leía mucho esa obra y se me quedó pegada una frase: "Qué vida fácil tenés", le decía un personaje al otro.
A veces he estado tentada de decir algo así pero luego me callo. Una qué sabe, después de todo. De mí, por ejemplo, con esa estatura y esos buclecitos, nadie hubiera podido imaginarse lo del megaevento punk desorganizado. Feliz fin de semana para vos!

Salvatore dijo...

Hola muchas gracias por visitar mi blog. Espero que vuelvas, pues yo también me considero una buena persona. Y creo que las buenas personas debemos hacer un frente común para evitar que el vacío y el caos entren en nuestras vidas.
Mil gracias por tu apasionado comentario acerca de La materia oscura. Prometo seguir leyendo los otros dos libros de la saga.
Un abrazo.

Nicolás Igarzábal dijo...

gracias por la magia!

Cassandra Cross dijo...

Nnnennn: Sí, a todos nos pasa! y para cuándo la visita, eh! al pedo andás tanto por mi barrio ^_^

Signaturio: Hay un cuentito de catequesis sobre la cruz que cad auno carga que ilustra bien su pensamiento. Será que así como culo-vemos,culo-queremos, también andamos por ahí envidiando vidas ajenas? qué feo pensar eso. Feo, feo :-P

Joao: A veces una no puede esperar y le entran dudas. Es parte del crecimiento. Todavía pago platos de conciencia ajena impuestos, pero aspiro a pensar mejor antes de actuar y así me voy a martirizar menos a futuro. Éxitos y gracias por pasarte :-)

Ana: Gracias por tus deseos, este fin de semana me sirvió para soltar a mi propia brujilda bailarina, esa que mis amigos que sólo conocen el costado nerd no pueden entender que exista. Jeje...
Me gustan tus comentarios, siempre hay varias cosas para sacar de ellos.

Salvatore: Yo creo que con mantener un poco el cuidado del entorno y la coherencia vamos bien. Y aún así siempre vas a ser una persona "mala" o "masssoooomeno" para alguien, no hay manera de conformar al mundo. Ojalá pueda leer pronto tu reseña de los otros dos libros de Pullman.

Igar: Qué linda sorpresa leerlo por acá! Bien por las actualizaciones, queremos más!

Gracias totales a todos por pasar.

unServidor dijo...

Decía Hesse que quien envidia, odia en la imagen del otro, algo que está dentro de sí mismo.
Nadie está tanto con vos misma como vos, y los de afuera apenas si te miran por afuera, un ratito y a la ligera. Y eso les basta para tirarte un misil e irse como si nada. Al tiempo seguís quitándote esquirlas, y esa gente ni siquiera recuerda haberte bombardeado. De hecho, tal vez hasta se crean buena gente. Pero a diferencia tuya, es algo que ni se plantean.

Yo también te vi apenas unos minutos y desde mi miopía. Y creo que si existe la buena gente lo sos, porque sos humana (que es gente de la que existe). Y no disparás con mira telescópica escondida en un edificio lejano, sino que la onda expansiva de tu propio atentado te alcanzaría, aunque sea en forma de autoplanteo. Y eso no es sólo de gente buena, sino también de gente inteligente.

PD: Puedo equivocarme también, pues lo último no es mi caso...