jueves, julio 09, 2009

9 de julio

Hace dos años nevaba. Podría volver a nevar, así celebro junto a él los dos años que pasaron desde que lo esperaba, bajo la nieve, escuchándolo por el celular mientras los copos me mojaban el buzo y la remera debajo (todo el abrigo que tenía disponible en ese día). Llegó unos días después y se perdió la nieve, pobre.

Hoy salimos a pasear. Dos horas. Caminamos hasta la Plaza, entramos y salimos de varios lugares. Comimos temprano, hubo cama, lecturas, música (todavía hay). Todo para el vago de feriado...

El domingo pasado quise postear algo que me había quedado hermoso y al final lo borré de puro torpe. Básicamente, recomendaba que le pegaran una miradita a esta película (muy loca) y comentaba que desde que tenemos el ampli en casa retomé las prácticas abandonadas de canto.

Canto todos los días. Toco bastante menos de lo que canto, las manos hechas cuero de tanto lavado de manos y cuerdas .11. Pero la garganta va queriendo recuperar el tiempo perdido y un registro de mezzo que supe cultivar cuando era coreuta.

Mi objetivo para fin de año es encontrar un violinista que nos haga la segunda y reversionar esto:




Ténganme fe.

4 comentarios:

Mona Loca dijo...

Yo se la tengo.

Tiburina dijo...

Y claro, si cantás muy lindo.

Eso sí, llevas brownies también ese dia? :P

Fender Gebiet dijo...

Mejor no hablo, a ver si hace como siempre y me lleva la contra...

ojos de suri dijo...

Ah! No sabía que cantabas, qué lindo.
A ver si podemos ve algún ensayito.
Besooooo.