sábado, octubre 14, 2006

No vas a decirme quién soy

Sola, frente a la pc, a punto de ver una película, con la ventana entreabierta y la taza de té a mano... Con el hornito encendido y una esencia que se llama Reina Noche, me crispo frente al monitor pensando cuántas estupideces hay que leer y escuchar por día sobre una misma.

Como si no me conociera.

Te parece que no sé quién soy y qué siento?

Yo creo que en el fondo el asustado sos vos, tenés miedo de todo lo que no conocés de mí y te da pánico que pueda ser diferente a tu prejuicio.

Encima te creés cada palabra de lo que digo...

Estoy bastante podrida de la chicatez de la gente. Sé que es inevitable, y además un síntoma del individualismo hedonista de estos tiempos. Pero no me la banco...

Puedo tolerar que miren sin verme... Pero que miren y crean ver algo que no soy es infinitamente peor. Es una cachetada. Y que me miren, y se "inventen" una personalidad para endilgármela a mí, con todo y errores, es una tortura.

Sobre todo cuando me porfían que "la verdadera" es la otra, y no la que conozco desde hace años.

¿Me quieren explicar de qué mierda están tan seguros respecto de mí?
Pobres ilusos.

Cassandra is no one's land.

3 comentarios:

donnie dijo...

¡No se enoje!

¿Qué pasó?

¿Quién fue?

¿Vale la pena?

Déjelo deambular por ahí, dudando de todos y de sí mismo. Los pelotudos se hacen en línea de montaje.

Fender San dijo...

Suelo atribuirme buena parte de la culpa sobre la percepción de otros...
Y tolerarla...

Nene Tonto dijo...

la gente piensa de mí algo mejor de lo que soy, dice la irlandesa dolores en alguna cancioncita.
no des bola y desmitificate, caramba!